En la cruz está la vida y el consuelo,
y ella sola es el camino para el cielo.
Santa Teresa de Jesús

  Inicio Quienes Somos Noticias Espiritualidad Comunidades Nuestros Santos V Centenario Familia Carmelitana
Facebook Youtube  
COMUNIDADES
Monasterio de San Francisco de Borja Ayacucho

 

Nuestros Orígenes

La pródiga religiosidad en la Huamanga colonial hoy AYACUCHO, se volcó en prácticas piadosas con gran desprendimiento y generosidad, las que posibilitaron la edificación de templos y monasterios, verdaderos museos de obras de arte que ahora constituyen el patrimonio cultural de nuestro pueblo.
Uno de aquellos hombres piadosos fue el abogado de la Real Audiencia de Lima Dr. Don Juan de la Maza Quijano, quien por testamento, encomendó a su hermano, el Rvdo. Padre Francisco de la Maza Sacerdote Jesuita, la fundación de un Monasterio sobre la base de la economía y obraje de su hacienda de Ccaccamarca.

Cumpliendo este especial encargo para dotar de un lugar apropiado y apacible a las señoras y jóvenes que aspiraban a una vida de perfección y servicio de Dios, el Rvdo. Padre Francisco, tramitó las licencias eclesiásticas logrando la redacción la Real Cédula firmada por el Rey de España Carlos 11 en Madrid el 26 de febrero de 1,678. Conseguida la autorización real, adquirió del Cabildo Eclesiástico la casa huerta junto al templo de San Cristóbal mediante escritura del 12 de noviembre de 1,681.
Dos años mas tarde llegaron del Monasterio de Carmen Alto de Lima tres Religiosas, las Venerables Madres: CLEMENCIA TERESA DE SAN BERNARDO como Priora, JUANA TERESA DE LA CRUZ como Sub-Priora y MARÍA ANTONIA DEL ESPÍRITU SANTO, acompañadas de tres postulantes y del Capellán el Rvdo. Padre Juan de Contreras Tello y Sayas, con quienes el Rvdo. Padre Francisco de la Maza el día 3 de diciembre de 1,683 fundó el Monasterio en la casa huerta y Capilla de San Cristóbal, lugar conocido como el Hospicio. Luego se inició la edificación del Santuario y Monasterio, los mismos que al ser concluidos después de 20 años fueron inaugurados y consagrados por el Excelentísimo Sr. Obispo Don Diego Ladrón de Guevara el 15 de octubre de 1,703.
A pocos días de la solemne consagración, el Vicario dispuso el traslado de las religiosas al nuevo Monasterio, el que se realizó apoteósicamente con la participación del Cabildo Eclesiástico y la feligresía que acompañaron con coches y calesas para instaladas en su nuevo palacio a unos pocos metros de distancia del Hospicio. Por la tarde las llevó por las calles principales de la ciudad para que se diviertan y las hizo pasar al Monasterio de Santa Clara, donde quedaron alojadas por tres días, hasta el domingo. Aquel día desde la Basílica Catedral se hizo una procesión con gran veneración haciendo estación en los altares preparados en las plazas y con repique general de campanas, además con la concurrencia de autoridades y feligreses, llegando hasta el Monasterio actual donde el Prelado condujo a las 16 Religiosas hacía la portería, las mandó entrar a todas y a la Priora Madre Clemencia Teresa de san Bernardo, entregó las llaves encargándola guardasen clausura desde aquel día, fue el inolvidable 21 de Octubre de 1703.

Celebraciones Eucarísticas

Lo más significativo para nosotras es durante la Semana Santa, especialmente el día Domingo de Ramos donde la Eucaristía central es celebrada en nuestro Templo presidido por nuestro Señor Arzobispo y acompañado por varios sacerdotes. La Santa Misa inicia las 7:00 a.m. donde se realiza la Bendición de las Palmas y por la tarde la Solemne Procesión de la Imagen del Señor de Ramos, que sale cabalgando sobre un pollino blanco, de nuestro Monasterio, para dirigirse a la plaza mayor e ingresar a la Catedral, rememorando la entrada triunfal de Jesús y sus doce Apóstoles a Jerusalén. Es como así que nosotras esperamos a Jesús, como sus tres amigos para que descanse en su Betania, llamado así nuestro Monasterio por nuestras hermanas mayores, para decirle quédate con nosotros Señor que atardece.
Otra de las celebraciones importantes durante la Semana Santa, es el Triduo Pascual, sobresaliendo el Jueves Santo, en el que realizamos el Monumento Eucarístico para la Adoración nocturna, lo cual es de mucha atracción para los feligreses y turistas que nos visitan hasta altas horas de la noche.
Asimismo durante el año tenemos la Exposición del Santísimo todos los jueves, para enfervorizar a nuestro pueblo ayacuchano, conocida como la ciudad de las “treinta y tres iglesias.

Patrimonio Artístico:
Nuestro Templo de Santa Teresa es una de las treinta y tres iglesias más conocidas de nuestro pueblo ayacuchano, de mucha atracción turística es un “relicario de arte” en todas sus manifestaciones como:
Arquitectura, escultura, pintura, música y tallado; es maravilloso el altar principal y el coro alto incrustaciones de marfil, de concha y perla. Hay pinturas de excepcional valor así tenemos: “ La Crucifixión”; “El Calvario”; “ El Arbol genealógico de nuestra orden del Carmen con la imagen de más de 50 personas de ambos sexos, “La Ultima Cena” con monjas carmelitas arrodilladas detrás de los apóstoles y San Bartolomé que vuelve el rostro para conversar con Santa Teresa, este cuadro recuerda la fiesta de la Reforma Carmelitana que se celebra el 24 de agosto, día de San Bartolomé Apóstol, a quien Santa Teresa pide la gracia de la Reforma Carmelitana; “La Sagrada Familia” con la figura de San José sentado y cargando a Jesús, conservada dentro de un altar y protegida por una bella cortina.

Celebraciones a nuestra Madre del Carmelo
Desde los primeros años de nuestra fundación y a lo largo de nuestra existencia histórica van enriqueciendo nuestra literatura, no sólo el castellano, sino también la lengua materna, quechua, apta para expresar nuestros sentimientos más delicados La que más impacta al pueblo fiel son las Misas en quechua durante el mes de julio en honor a la Madre del Carmen; es increíble la devoción Mariana de nuestros feligreses a nuestra Reina del Carmen, el día central es el 16 de julio donde se oficia la Santa Misa ofrecida por el mayordomo. También tenemos Misa de aurora y misas del día denominada la novena que es oficiada durante un mes. Después del día central, pasado una semana, se celebra la procesión, es tan venerada y halagada por sus feligreses; a lo largo del recorrido por las calles designadas, vienen a saludarle y acompañarle desde los pueblos más lejanos, con participación activa de numerosos devotos y pueblo en general, devoción extendida, por nuestras madres y padres carmelitas.

Servicio al pueblo de Dios

No somos ajenas a las necesidades de nuestro pueblo, ya que en diversas circunstancias y a la medida de nuestras posibilidades ayudamos a los más necesitados con el funcionamiento de un Comedor para niños y ancianos, atendida por un personal encargado y los propios familiares.

Compartiendo nuestro carisma

Todos los que nos rodean quieren participar y enriquecerse de nuestro carisma, por lo que se formo grupos de Caballeros que honran a nuestra Madre Santísima del Carmen, ellos forman la Hermandad de Cargadores de la Virgen del Carmen, y las damas conforman la Cofradía, todos ellos veneran y aman a nuestra Señora como todos los fieles católicos.
Nuestra espiritualidad teresiana es también acogida por un grupo de jóvenes entusiastas llamado “Juventud Carmelitana”, que ayudan en la Liturgia Eucarística, en la catequesis dominical a nuestros niños del comedor y la difusión de nuestro carisma en un espacio radial.

Nuestro trabajo manual

A imitación de Cristo que siendo rico se hizo pobre para enriquecernos y en Nazaret quiso trabajar con sus propias manos, nosotras las religiosas nos sometemos a la ley del trabajo, ganando lo necesario para la vida y llevando una vida sencilla y sobria. Es así que el trabajo que realizamos es muy conocido como la preparación de remedios a base de hierbas para diversos males así tenemos el “agua del carmen”, “agua de agrás” y el elixir Carmelitano; remedios que tienen mucha aceptación entre los habitantes de la zona. También son famosos los tradicionales dulce de mixtura, las jaleas y otros productos de repostería como: alfajores, galletas, turrones, y la elaboración de bellísimas tortas para diversos compromisos. Otra de las actividades a que nos dedicamos es la crianza de cuyes.
Todas estas actividades hechas en un ambiente de fraternidad y asidua oración contemplativa viendo en todo a Jesús, que es nuestro compañero de camino, para alcanzar la plenitud del amor de Dios y dar testimonio de su amor a nuestros hermanos. Si quieres conocernos o visitarnos, ponte en contacto con nosotras.

Madres Carmelitas Descalzas
Monasterio de San Francisco de Borja

DIRECCIÓN:
Jr. 28 de julio Nº 630.
Apartado 22
AYACUCHO - PERÚ
Telf. 064- 312355

 

 
 

Orden Carmelitas Descalzos del Perú Comisariato San Martín de Porres - Teléfono: (511) 423-1439 - E-mail: cecadeteresita@gmail.com