¡Oh hermosura que excedéis a
todas las hermosuras! Sin herir
dolor hacéis, y sin dolor deshacéis,
el amor de las criaturas.
Santa Teresa de Jesús

  Inicio Quienes Somos Noticias Espiritualidad Comunidades Nuestros Santos V Centenario Familia Carmelitana
Facebook Youtube  
NOTICIAS
Cómo hacer la bendición de la Corona de Adviento en familia
Corona de Adviento
Compartir:

La bendición de una Corona de Adviento tiene lugar el primer domingo de Adviento o en la noche antes del primer domingo de Adviento

La celebración de Adviento implica pasar un tiempo de preparación espiritual para la venida de Jesucristo en la Navidad. En el cristianismo occidental, el tiempo de Adviento comienza cuatro domingos antes del día de Navidad, o el domingo, que cae más cercano al 30 de noviembre y dura hasta la víspera de Navidad, o el 24 de diciembre.

La palabra "adviento" proviene del Latín: "adventus", que significa "llegada" o "venida", sobre todo de algo que tiene gran importancia, y para nosotros, el nacimiento del Salvador es algo de muchísima importancia.

El uso de la Corona de Adviento es una práctica tradicional que ha encontrado su lugar en la Iglesia y en el hogar en el tiempo de Adviento. La bendición de una Corona de Adviento tiene lugar el primer domingo de Adviento o en la noche anterior a este

Cuando la bendición de la Corona de Adviento se celebra en el hogar, es apropiado que sea bendecido por el padre o por la madre o ambos inclusive.

Oración de Bendición para la Corona de Adviento

Lo primero que todos hacer es la señal de la cruz, luego el Guía toma la palabra y dice:

Nuestro auxlio está en el nombre del Señor.
Todos responden: ¡Quién hizo el cielo y la tierra!

Luego de esto, el guía debe leer un fragmento de las Sagradas Escrituras. Entre ellas puede escoger:

Isaías 9,1-2.5-6: "El pueblo que caminaba en las tinieblas ha visto una gran luz; sobre los que habitaban en el país de la oscuridad ha brillado una luz. Tú has multiplicado la alegría, has acrecentado el gozo; ellos se regocijan en tu presencia, como se goza en la cosecha, como cuando reina la alegría por el reparto del botín... Porque un niño nos ha nacido, un hijo nos ha sido dado. La soberanía reposa sobre sus hombros y se le da por nombre: "Consejero maravilloso, Dios fuerte, Padre para siempre, Príncipe de la paz". Su soberanía será grande, y habrá una paz sin fin para el trono de David y para su reino; él lo establecerá y lo sostendrá por el derecho y la justicia, desde ahora y para siempre. El celo del Señor de los ejércitos hará todo esto"

Isaías 63,16-17.19: "Porque Tú eres nuestro padre, porque Abraham no nos conoce, ni Israel se acuerda de nosotros. ¡Tú, Señor, eres nuestro padre, "nuestro Redentor" es tu Nombre desde siempre! ¿Por qué, Señor, nos desvías de tus caminos y endureces nuestros corazones para que dejen de temerte? ¡Vuelve, por amor a tus servidores y a las tribus de tu herencia!... ¡Desde hace mucho tiempo, tú no nos gobiernas, y ya no somos llamados por tu Nombre! ¡Si rasgaras el cielo y descendieras, las montañas se disolverían delante de Ti"

Isaías 64,2-7: "Cuando hiciste portentos inesperados, que nadie había escuchado jamás, ningún oído oyó, ningún ojo vio a otro Dios, fuera de ti, que hiciera tales cosas por los que esperan en él. Tú vas al encuentro de los que practican la justicia y se acuerdan de tus caminos. Confesión de los pecados y súplica. Tú estás irritado, y nosotros hemos pecado, desde siempre fuimos rebeldes contra ti. Nos hemos convertido en una cosa impura, toda nuestra justicia es como un trapo sucio. Nos hemos marchitado como el follaje y nuestras culpas nos arrastran como el viento. No hay nadie que invoque tu Nombre, nadie que despierte para aferrarse a ti, porque Tú nos ocultaste tu rostro y nos pusiste a merced de nuestras culpas. Pero tú, Señor, eres nuestro padre, nosotros somos la arcilla, y tu, nuestro alfarero: ¡todos somos la obra de tus manos!

Al terminar la Lectura, el Guía debe cooncluir diciendo:"Palabra del Señor"
Todos responden: ¡Amén! Gracias Señor

Con las manos juntas, el Guía dice la siguiente oración:

"Señor Dios nuestro, Te alabamos por tu Hijo, Jesucristo: Él es Emmanuel, la esperanza de los pueblos, Él es la sabiduría que enseña y nos guía, Él es el Salvador de todas las naciones

Señor Dios, deja que tu bendición venga sobre nosotros mientras encendemos las velas de esta corona. Que la corona y su luz sean signos de la promesa de Jesucristo para traernos la salvación. Que él venga pronto y no se demore. Te lo pedimos por el mismo Jesucristo nuestro Señor."

Todos responden: ¡Amén!


 
Más Noticias

* III Encuentro CICLA Bolivariana 2014 Colombia Ecuador Perú

* El P. Denis Chardonnens, nuevo Presidente del Teresianum

* Convocatoria del P. General para la Oración por la Paz

*

* Nada te turbe Carmelitas Descalzas Arequipa

* Al encuentro de la ternura de Dios

* Asamblea del Comisariato

ver más

   

 

Orden Carmelitas Descalzos del Perú Comisariato San Martín de Porres - Teléfono: (511) 423-1439 - E-mail: cecadeteresita@gmail.com